AMLO llora por una pintura, las madres lloran por sus hijas asesinadas

 417 total views,  1 views today

Lo invito a realizar un pequeño ejercicio de reflexión: vea la pintura de Madero, y si no le causa risa como a mí, hay varias explicaciones: o usted es realmente muy patriota y le duele ver a un expresidente pintado de forma femenina porque para usted algo femenino en un hombre es un insulto, o simplemente tiene un odio injustificado hacia las personas que deciden tomar acción contra las injusticias que viven; o contra las mujeres.

En cualquiera de los casos anteriores, su disgusto es intrascendente al lado de la rabia y tristeza que sufren las mujeres que decidieron protestar de esta forma.

Yo aplaudo enérgicamente la toma de las oficinas de la CNDH, aplaudo que
exhibieran las despensas fifís dignas de oficinas panistas, aplaudo que se tomaran las instalaciones de una de las dependencias más inservibles y costosas para los mexicanos; la función principal de este organismo es el defender a los asaltantes y demás criminales; algunas veces defienden a los inmigrantes centroamericanos, cuando eso no es contrario a la agenda presidencial.

Por ejemplo, en el gobierno actual, la CNDH ha estado de brazos cruzados cuando el presidente designó a la Guardia Nacional, un grupo militar, para detener la movilidad de los inmigrantes que buscaban llegar a Estados Unidos. Hubieron golpizas, inclusive muertos de los que ya nadie habla, tratos inhumanos, y la CNDH calladita calladita, pues claro, el presidente le regaló el puesto de ombudsman a una “amiga de batallas” como él mismo ha nombrado a Rosario Piedra.

“Esas no son las formas”, “hay otras formas de ser escuchadas”, dicen algunos, entre ellos el conservador presidente de la república quien no solo expresó su descontento sobre este acto, si no que hasta cuestionó las intenciones “No hay justificación, ¿por qué no van y dialogan con ella? Da qué pensar esas actitudes”.

Además de dejar claro que una pintura de Madero merecía más su respeto y su tiempo que una mujer o un niño con cáncer. De dio el tiempo de descalificar a las manifestantes llamándolas ‘conservadoras’, ‘porfiristas’, ‘inconscientes’. “El que afecta la imagen de Madero, o no conoce la historia, lo hace manera inconsciente: es un conservador, un porfirista”, manifestó López Obrador en su stand up mañanero.

Durante el primer año de gobierno de AMLO, los feminicidios aumentaron un 5 %, y en lo que va del año se llevan contabilizadas 566 víctimas de feminicidios, cifra inexacta porque hay otros cientos de mujeres asesinadas que no son reconocidas como feminicidios, y todo esto bajo el contexto de recortes en presupuestos para la atención de mujeres víctimas de la violencia y, trístemente lo que piensa y dice el presidente es el reflejo de una sociedad conservadora, machista, misógina, clasista y racista.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*