Bitácora de un biólogo, un campamento y la protección de la tortuga marina

 343 total views,  1 views today

Por: Rojo edición digital de Espacio Pv.

Las noches de trabajo, entre la arena en el cuerpo, la identificación del rastro que dejan los quelonios, la búsqueda de los nidos, además de las condiciones climáticas, suponen noches de ardua labor para los biólogos partícipes de ésta aventura.

La protección y conservación de los recursos naturales es una tarea a la que todos estamos invitados, pero no todos quieren cumplir, en materia de protección en temporada de tortugas marinas nos encontramos ante un escenario digno de una épica aventura fantástica día con día y noche tras noche.

Es recorrer en una cuatrimoto kilómetros de playa o a pie cuando ésta no da el ancho en algunas ocasiones, es un momento perfecto de reflexión entre el existir en éste mundo o vivir la existencia en el, una labor noble, satisfactoria, llena de esperanzas y también de coraje, impotencia y pesar.

No todo es escuchar las olas del mar rompiendo al tierra tocar, no todo es ver la luna iluminar las dunas de éste ecosistema, no todo es sentir el viento y la brisa tu cara tocar, no todo es armonía al admirar a una tortuga desovar y observarla recorrer su camino de regreso al mar.

En ocasiones, se es partícipe del cólera que provocan actos que para algunos son inconcebibles, pero para muchos otros es algo muy común o algo que antes ocurría con regularidad.

El arrebatar la vida de un ser vivo no debe ser nada satisfactorio a decir verdad, aunque en ocasiones para algunos y sus acciones pareciera todo lo contrario.

Así ocurrió en ésta ocasión, la madrugada del 22 de agosto del 2019 donde en el campamento tortuguero de Mayto en Cabo Corrientes, Jalisco, durante los patrullajes correspondientes para la colecta de nidos se presenció un acto atroz, donde por lo menos a cuatro tortugas se les arrebató de su presencia en éste mundo.

Fue una noche muy intensa, desde muy temprano varios ejemplares de tortugas comenzaron a salir a anidar en las dunas de la playa de Mayto, la movilización en la cuatrimoto entre la lluvia y el viento torrencial lo hacían ver como una hazaña digna de admirar, el equipo de vigilancia se abría paso y lograba colectar decenas de nidos hasta altas horas de la madrugada para posteriormente ser depositados en el campamento, sin embargo, como en toda lucha en la historia de la humanidad entre diferentes ideologías, también tuvieron su oportunidad los depredadores y saqueadores, quienes de forma bárbara y cobarde, substrajeron de su vida a 4 de estos magníficos e indefensos ejemplares de tortugas marinas pertenecientes a la especie Golfina (Lepidochelys olivacea).

Crónicas de los hechos por Israel Llamas encargado del campamento y gran amigo.

“No siempre nos damos abasto, se arrastraron a los ejemplares en moto y otros a caballo, al estar presentes con la colecta y vigilancia no se animan a realizar el saqueo completo, las amarran y se las llevan, pues los hueveros siempre están a la orden del día, lo ocurrido es un acto de depredación completamente animal, que pese al gran esfuerzo de los campamentos sigue existiendo un elevado nivel de saqueo y depredación”

“Aunado a esto también existe que instancias o grupos que tratan de hundir el trabajo que se realiza aquí”

“Cada tortuga que desaparece suele ser porque tendrá un final trágico”

Y es que así es el trabajo en un campamento tortuguero, que digo, recorrer 13 kilómetros de playa no es una odisea fácil, Mayto, no sólo es un compendio de fotos trágicas como otros medios lo han querido dar a conocer, es el claro ejemplo de una ardua labor que acaba de comenzar su temporada número XV y en éste año al momento que lees esto es probable estén llegando a colectar el nido 400.

Mayto es un referente a la protección de la tortuga marina a nivel nacional e internacional y el motivo de mostrar lo que ocurre en las inmediaciones de su área de colecta es con el fin de informar y que las autoridades pertinentes tomen su papel en la anhelada búsqueda por la protección y conservación de los recursos para un medio ambiente sano, lleno de salud y bienestar para sus gobernados y los seres que se asientan sobre la base natural de éste mundo.

Esto también es Mayto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*