Caos, Covid y “Mano Negra”: La reunión de MORENA en Puerto Vallarta

 442 total views,  2 views today

Este Sábado se llevo a cabo en el Hotel Sheraton de Puerto Vallarta, una reunión de Morena con la intención de dar la bienvenida al delegado del Comité Ejecutivo Nacional de MORENA para el proceso electoral en Jalisco, José Narro Céspedes. Un pésimo evento muy mal coordinado, amontonado y retrasado.

Había mariachis, pancartas, acarreados, bailarinas, gente amontonada en el acceso al hotel, en los pasillos y hasta un “espía” infiltrado… Y todos (hasta el espía) tuvimos que esperar ¡más de tres horas para que empezara el evento!

En medio de toda esta “mecánica nacional” de más de 300 personas, se encontraban cerca de 20 aspirantes autonombrados y señalados como líderes, fundadores, chapulines, externos, hijos de AMLO y decenas de adjetivos más para desprestigiar a los otros candidatos o para convencer de que ellos son los verdaderos mesías que Vallarta necesita para traer la cuarta transformación a nuestro bello puerto.

Entre toda esta “algarabía” se identificaban fácilmente por afinidad y perfil distintos bloques.

Los revoltosos (aguerridos): Rocky, Mónico, Laurel, Otoniel, Ruperto, Márquez, Mora y la maestra Nena

Los mesurados (experiencia y colmillo politico): Humberto Famania, el Doctor Paco y Roberto Gonzalez

Los perdidos (?):

Pepe Martinez y la “La Güera” Edelmira

El Influencer de rancho: Juanito Calderón Foto que posteo, foto que boosteo (pagar publicidad)

La abogada: Carla Esparza

El de Cabo Corrientes: Mario Rodríguez

El “orgulloso” organizador: el Profe Michel

El patrocinador del evento: Movimiento Ciudadano

El espía infiltrado: Salvador Llamas

Durante el caos del evento fue descubierto uno de los operadores políticos del Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, ya que debido al retraso del senador Narro, Salvador Llamas tuvo que ir personalmente a recogerlo al aeropuerto y llevarlo al hotel, de donde trato de salir rápidamente sin ser visto peroooooo, rápidamente fue reconocido por los morenos y algunos medios de comunicación, quienes en la primera oportunidad le cuestionaron su relación con el operador político del gobernador y su posible injerencia en el proceso de selección de candidatos en Jalisco, sobre todo en Puerto Vallarta.

Sin tener salida alguna, el delegado tuvo que aceptar la relación, y confirmó que Salvado Llamas “es su amigo”, pero no quiso dar mas respuestas a la preguntas de lo que esto significa para el proceso de selección de candidatos y sobre todo si hay “mano negra” de los intereses del gobernador, cuidados por Salvador Llamas, su operador político durante el proceso, sobre todo teniendo en cuenta que Enrique Alfaro es el gran enemigo de AMLO.

Y así amigos nuestros, fue como termino esta triste historia de espionaje, covid y atole con el dedo…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*