Daniela Ruelas gana concurso de novela y nos cuenta cómo fue escribirlo (entrevista)

 1,086 total views,  2 views today

Cuéntanos sobre tu novela “Los anillos”, ganadora de la convocatoria de Crisálida Ediciones.

Los anillos narra la historia de una joven y la relación que tiene con las mujeres en su vida; principalmente sus hermanas y su tía Sara. Sin duda el hilo conductor que tienen todos los capítulos es la reacción que tiene la protagonista cuando se enfrenta a diferentes formas de violencia a lo largo de su vida.

¿A qué retos te enfrentaste al escribirla?

El principal reto con el que me enfrento al escribir cualquier texto es el tiempo y el espacio. Es decir: ¿cuándo voy a escribir y dónde? Muchas veces tengo que hacer un horario o apartar un momento del día para poder hacerlo. Sin embargo, cuando logro sentarme a escribir, resulta que hasta mi casa es un distractor (está la tele, está el refri, está la cama en caso de que quiera tomar una siesta…) Entonces noto que a veces conecto más con mis textos si estoy en un espacio público, con una taza de café, una libreta y una pluma. Los primeros borradores de esta novela en particular los escribí a mano para no tener tentación de perder tiempo navegando en Internet.

¿Qué beneficios tienes al haber ganado?

Como ganadora de este concurso, la novela será publicada en formato físico con un tiraje de 200 ejemplares.

¿Qué opinas de los organizadores de convocatorias que se quedan con la autoría de las obras de los que no fueron ganadores?

Honestamente, no sabía que esto sucedía. La autoría de esas obras es, y debe seguir siendo, de los autores.

¿Qué significa y qué sentimientos provoca en ti el escribir?

Escribir me llena de calma. A veces siento que pienso más rápido de lo que puedo procesar mis emociones, pero al escribir…, al escribir mi mente se calma…, ordeno mis ideas…, le doy nombre a aquello que me quita sueño… En otras palabras, el mundo llega a tener sentido (aunque sea solo un momento).

¿Qué obras has escrito y de qué tratan?

Los últimos textos que he publicado han sido cuentos cortos. Uno de ellos formó parte de la segunda Antología de escritoras mexicanas, y el otro de la Antología de cuento infantil que organizó el Consejo Editorial Cordobés. Curiosamente, la trama de ambos tiene un giro extraordinario. En el primero, una madre y su niño tratan de huir de alguien que creen que les quiere hacer daño, sin saber que es demasiado tarde; mientras que en el segundo una niña intenta “desencantar” el ciruelo que se encuentra en el patio de su casa, quien ella cree que es en realidad una bruja.

Se piensa que estudiar artes, como lo es escribir novelas y poesía, es complicado como modo de vida. ¿Cómo tomaste la decisión de estudiar Letras Hispánicas y qué comentarios recibiste por ello?

Hubo un momento en mi vida en el que realmente no sabía qué iba a estudiar o a qué quería dedicarme. Justo había desertado de otra carrera que yo sabía que no era para mí y me encontraba en un momento de transición en el que no tenía idea cuál era el siguiente paso. Tras un par de meses sin determinar qué seguía para mí, noté que comencé a refugiarme más y más en los libros. Entonces lo supe: “no tengo idea de qué quiero hacer con mi vida, pero siempre quiero tener un libro en la mano.” Casi me dio risa al darme cuenta de esto porque estaba respondiendo mi gran incógnita. Afortunadamente, mi familia me apoyó en esta decisión y en general, los comentarios por parte de las personas son de curiosidad.

Descríbenos tu proceso de escribir una novela desde cero hasta que es publicada.

He trabajado en esta novela desde el verano del año pasado. Lo tengo muy presente porque llevaba tiempo queriendo sentarme a escribir, pero no se daban los tiempos y tenía muchas ocupaciones en la mente. Ese verano marcó las primeras vacaciones largas que tuve como docente y decidí ir a casa de mi hermana, quien vivía en Guadalajara, para dedicarle a la obra el tiempo que se merecía. Estar en una ciudad diferente (y en una casa diferente), me ayudó a enfocarme y a establecer un horario.

Durante el transcurso de la maestría había estado trabajando en una novela que yo clasifiqué como realista-mágico-maravillosa; los personajes de esta obra habían sido protagonistas de mi imaginación por alrededor de año y medio y ahora había nuevos que quería plasmar en el papel. A diferencia de la obra trabajada en la maestría, Los anillos es completamente realista; no tiene un toque fantástico, ni mágico, ni extraordinario ni maravilloso. Después de escribir los primeros borradores a mano, fui haciendo revisiones conforme pasaba los capítulos a la computadora. Cada que vuelvo a darle una lectura, encuentro un elemento (por más pequeño que sea) que siento que necesita modificación.

Nunca he tenido un libro publicado, así que todavía voy aprendiendo los pasos que siguen después de ganar un concurso.

¿Qué es lo que busca una editorial en un proyecto de libro?

No sé exactamente qué es lo que busca una editorial en un proyecto de libro, pero creo que al presentar una obra a una convocatoria debe haber cuidado en la redacción y en la construcción de la trama. Además de escribir a mano, una de las cosas que yo hago es alejarme del texto al menos un par de semanas (si se puede, un mes) y después regresar a él con otra mirada para poder identificar los errores, saber qué secciones necesitan mayor revisión y reconocer qué sí está funcionando. Hay textos que he tenido que volver a empezar porque tienen muchos errores y las secciones que requieren una revisión son extensas.

¿Qué se necesita para ser escritor?

Creo que se necesita disciplina, tiempo, lectura y más lectura. Disciplina, particularmente para las piezas de mayor extensión, porque habrá muchas interrupciones y ocupaciones que requieran prioridad, pero una vuelve al texto a pesar de ellas. Tiempo, porque el día sólo tiene cierto número de horas y a veces no se puede hacer todo lo que una quiere. Entonces, cuando hay tiempo (y quieres utilizarlo para escribir) algo o alguien más querrá ser protagonista de ese tiempo y a veces hay que defenderlo. Por último, lectura y más lectura porque el proceso de lectura es parte del proceso de escritura; no suceden por separado. Hay que leer todo tipo de textos, y estar leyendo siempre, porque como escritor, eres el primer lector de tu obra. Y, como lector, vas a tener reacciones y tomarás decisiones que afecten tu proceso de escritura.

¿Crees que toda persona debería escribir un libro?

Creo que todas las personas somos creativas y que esa creatividad tiene muchos matices. No todos vamos a escribir un libro; algunos vamos a dejar una melodía, otros un baile, una pintura, escultura, platillo… Y habrá otros más que dejarán una sonrisa en las personas.

Impartiste un taller de escritura creativa. ¿Crees volverlo a impartir?

Me gustó mucho impartir el taller de escritura creativa; yo digo que sí lo vuelvo a hacer en un futuro.

¿Qué le hace falta a los gobiernos e instituciones de la región conurbada Vallarta-Bahía de Banderas para impulsar a sus talentos?

Creo que una manera de impulsar talentos es enfocarse en la formación y no en los productos finales. Al crear espacios donde se fomenta la formación artística se tienden a crear comunidades artísticas que, a su vez, aportan (conocimientos, experiencias, materiales y, también, sus producciones) a las comunidades locales. Tener un espacio donde se lleve a cabo el diálogo entre artistas de la misma disciplina, e interdisciplinariamente también, puede generar más ideas y enriquecer el proceso creativo.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*