El avistamiento de ballenas jorobadas en la Bahía de Banderas ya NO ES SUSTENTABLE

 1,609 total views,  3 views today

Estimados y apreciables lectores, bienvenidos al “Círculo rojo con Rojo” en esta ocasión quiero iniciar comentándoles que Puerto Vallarta y la Bahía de Banderas, se mantienen como polos de desarrollo turístico exitosos, de hecho, de los más importantes en la nación, y esto no se debe a su cantidad de antros, bares, asociaciones civiles o gobierno, esto se debe a la base natural que presentan, ya que, las grandes extensiones de selva, de ecosistema costero y ambiente marino que les rodean les proveen de un atractivo natural exclusivo y envidiable a ojos de otros lugares, y es gracias a todo esto, que el sector turístico tiene la oportunidad de desarrollar actividades que giran entorno a la apreciación de esta misma base natural. Actividades que, así como benefician, también provocan fuertes conflictos con el ambiente, impactándole severamente; siendo estos impactos en ocasiones irreversibles cuando se realizan de forma incontrolada (Guevara y Rodríguez, 2013).

Y es por esto, que hoy hablaremos de un recurso maravilloso que año con año se presenta en la Bahía de Banderas, la visita de la ballena jorobada (Megaptera Novaeangliae), que si bien, beneficia a la economía de la Bahía por el histórico aprovechamiento de este recurso, también genera un impacto negativo, ya que, el fácil acceso al avistamiento de esta especie, el incremento de permisos y la falta de limitación de los mismos por parte de la autoridad ambiental (SEMARNAT), genera una afectación directa para la especie.

La gran cantidad de embarcaciones realizando el avistamiento, así como las velocidades a las que navegan, el no respeto por la distancia que deben de mantener ante los ejemplares ha ocasionado años anteriores la pérdida de ejemplares de esta especie. Desde crías atropelladas, hasta madres con graves lesiones ocasionadas por las propelas de las embarcaciones.

El acercamiento excesivo puede que las ballenas tengan accidentes con las aspas de las embarcaciones provocando este tipo de heridas

Tal cual lo comenta Medrano González en el 2006, la Bahía de Banderas, es un sitio altamente prioritario para la conservación de la mastofauna marina en México, pero lamentablemente amenazado por un intenso y desordenado desarrollo humano. Una afirmación basada en la evidencia científica y compartida por otros expertos como Salazar Bernal, que en el 2005 menciona que: “La Bahía de Banderas es un sitio prioritario para la conservación de los ambientes costeros y oceánicos de México, y se necesita limitar las actividades humanas intensivas, para trazar un rumbo a la sustentabilidad como principio básico”.

Y ustedes se preguntarán, ¿Por qué nos mencionas lo que dicen dichos autores y científicos? Pues básicamente, porque, aunque sepamos que debemos proteger a esta especie que nos visita año con año, pareciera que somos los únicos que lo saben, y a continuación les diré por qué.

Solo la temporada pasada se registraron 575 embarcaciones realizando el avistamiento de estos ejemplares, de las cuales, 127 no contaban con el permiso para realizar dicha actividad. Así es, 127 embarcaciones estaban realizando una actividad de aprovechamiento y cobrando por ello, sin atender las disposiciones establecidas por la NOM-131-SEMARNAT-2010, es decir, en la ley que establece los lineamientos y especificaciones para el desarrollo de actividades de observación de ballenas, relativas a su protección y la conservación de su hábitat.

Desafortunadamente, la formulación de normas no asegura la protección de una especie, la ley debe ser ejecutada por los organismos gubernamentales correspondientes asegurando una capacidad humana suficiente e instalada que permita la ejecución de dichas normas y acuerdos. Y es que, recordemos que, hasta las últimas dos temporadas pasadas, la presen-cia de la autoridad oficial (PROFEPA), no se encontraba presente, la protección y vigilancia de estos maravillosos ejemplares corría única y exclusivamente por parte de ECOBAC A.C. Y RABEN A.C. con apoyo directo de la Secretaría de Marina de la 8tava Zona Naval.

Pero entonces, ¿La culpa es de la PROFEPA por no tener inspectores vigilando el mar y a estos ejemplares 24/7? No, ¿La culpa es de las asociaciones civiles que desgraciadamente no cuentan con el recurso para poder navegar de punta a punta la Bahía asegurando su protección? Tampoco, ¿Será entonces que la culpa es de la SEMARNAT quien expide per-misos a diestra y siniestra y carece de estrategias y acciones para educar ambientalmente a las regiones donde existe la visita año con año de estos ejemplares? Pues sí, la SEMARNAT debe emplear acciones más enérgicas, pero sin un presupuesto adecuado desde la federación para todas las instituciones encargadas de la protección de la base natural donde inevitablemente se asienta la vida ¿Cómo esperan que lo haga? Vivimos en un país donde la protección a los recursos solamente sirve para adornar y maquillar los discursos de nuestros representantes, un país con una biodiversidad increíble, un país que, así como el resto del mundo se encuentra inmerso en una crisis ambiental, un país donde la población no puede exigir que se cuiden sus recursos, pero sí es necesario obtener un beneficio económico a costa de ellos.

La próxima temporada de ballenas está cerca en Bahía de Banderas, en Puerto Vallarta y Cabo Corrientes, la fecha oficial es el 8 de diciembre de 2020 al 23 de marzo de 2021 y también es nuestra responsabilidad compartir la información entre nuestros conocidos si es que navegan en alguna embarcación, prestan algún servicio turístico o simplemente si quieren contratar alguno de estos servicios para observar estos maravillosos ejemplares. Recuerden siempre antes de contratar un servicio turístico pedirles les muestren su permiso y banderola acorde a la temporada que dará inicio, de esta forma aseguramos que aquellos que realizan la actividad sin su permiso vigente dejen de operar, como sociedad asumamos nuestra responsabilidad ante la protección de la base natural que nos cobija día a día.

Cerraré la columna del día de hoy con la cita completa de Salazar Bernal en el 2005:

“Actualmente existen muchas prácticas deficientes y falta de regulación en el turismo de observación de ballenas cuya atención inmediata es reclamada por la normatividad gubernamental y puede mejorar a corto plazo la calidad ambiental de la Bahía de Banderas para las ballenas jorobadas. La Bahía de Banderas es una región con una alta y aún creciente intensidad en el uso de servicios ambientales que, al menos en el caso de las ballenas jorobadas y otros mamíferos marinos, no es ya sustentable”.

Este no es el fin en los temas de ballenas, constantemente durante toda la temporada estaré llevando a ustedes toda la información necesaria. Yo soy Rojo y me despido desde su círculo de confianza.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*