El Covid-19 ¿Un beneficio para el medio-ambiente?

 975 total views,  1 views today

El SARS-CoV-2 es el nombre oficial del virus que produce la enfermedad Covid-19 y cuya propagación mantiene preocupada a la humanidad, mucho se habla actualmente de esta pandemia pues tiene a gobiernos ordenando la suspensión de clases presenciales en todos los niveles educativos y a muchas empresas haciendo Home Office, aún cuando los niveles de mortalidad son bajos, pues, según la OMS van del 0,7% al 4% dependiendo de la calidad de la atención médica. Aún no existe una cura para esta enfermedad, por lo tanto, la prevención para evitar el contagio es fundamental.

Para evitar su propagación el cierre de escuelas, trabajos, fronteras y demás ha sido inevitable, pero, ¿Qué ocurre en el planeta mientras el impacto antropogénico de la humanidad se reduce? Pues básicamente, nada. Pero cómo es esto posible te preguntarás si en Europa y otros lugares se habla de la reducción en la contaminación y se dice que entre enero y febrero China redujo sus niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire y el dióxido de carbono obtuvo una baja de hasta el 25% ¿Porqué entonces mencioné anteriormente que nada?

Básicamente, porque si bien es cierto que al parar inmediatamente la producción de grandes industrias, realizar Home Office, disminuir el tráfico aéreo en todos los países, el cierre de escuelas y eventos masivos, así como la baja en la utilización del transporte vehícular en las ciudades ha beneficiado a reducir las emisiones contaminantes para nuestro planeta, esto no representa absolutamente nada, ya que estos resultados permanecerán presentes únicamente mientras dure la cuarentena, es decir, inmediatamente se restablezcan las actividades en todo el mundo, la producción volverá a ser la misma, el flujo vehícular y el tráfico aéreo volverán a ser el pan de cada día, así como las emisiones contaminantes y la utilización de combustibles fósiles en el mundo.

Esto no es un respiro para el planeta, no es un beneficio para los ecosistemas ni mucho menos lo que el planeta necesitaba para descansar de nosotros, para ello se necesita un paro de décadas, quizá siglos. Revertir el impacto ambiental, el cambio climático y las afectaciones a la salud que la humanidad ha propiciado requieren de más tiempo.

Si bien el SARS-CoV-2 no es la solución a los problemas ambientales del mundo sí es la materialización de aquella idea sobre ¿Qué pasaría si todas las grandes empresas contaminarán menos? o ¿Qué pasaría si comenzamos a usar energías limpias en su totalidad? o ¿Qué pasaría si de una vez hiciéramos caso a la ciencia?.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*