EnTRES modelos te veas.

 345 total views,  1 views today

Por Apolinar Jauregui Sánchez, edición digital Espacio Pv

El pasado lunes 26 de agosto aproximadamente 1 millón 700 mil niños y niñas regresaron a las aulas para el ciclo escolar 2019-2020. Sin duda después de unas largas vacaciones regresar a clases es un motivo de felicidad para muchas personas (principalmente para los papás).

Este ciclo escolar, tiene ciertas particularidades que lo hacen diferente a los anteriores y es que nuestros gobernantes han decidido ver en el magisterio y en la educación una ventana para lanzar sus propias campañas y proyectar un mercado electoral para el próximo 2021 y 2024. Por ejemplo, los maestros regresaron a capacitación desde el día 12 de agosto en lo que corresponde a la “Nueva Escuela Mexicana”, modelo educativo de la 4T. El cual antepone la enseñanza de la Historia y el Civismo, promueve la actividad física, revaloriza el papel del docente, le otorga a las familias espacios para la convivencia, el multiculturalismo y el respeto a las comunidades indígenas al proponer una educación basada en sus propias características contextuales. Regresa la informática al nivel secundaria, desaparecen los clubes del modelo 2017 y, lo más importante para el mercado electoral que representa el magisterio, elimina la evaluación y restablece a los docentes que fueron retirados de su puesto por no haberla aprobado.

El modelo 2017 es el que se impulsó por el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto. En este modelo educativo prevalecía la autonomía de cada escuela para otorgar la educación que le fuera conveniente de acuerdo a su infraestructura y capacidad de los docentes, quienes serían evaluados a manera de sorteo y en dado caso, retirados de dar clases en caso de no aprobar. Se crearon los clubes que iban orientados a desarrollar prácticas formativas desde la escuela creando competencias para la vida. En las escuelas públicas fue un conflicto debido a que los profesores, para no perder horas y por ende sueldo, tuvieron que adaptarse a dar clases de cocina, de huertos urbanos o de cualquier materia según fuese el taller que la escuela ofrecía. Los maestros, al no estar capacitados para algunas actividades de este tipo, lo hacían con el objetivo de no perder horas frente a grupo,aunque, en la mayoría de los casos, de forma ineficaz; no todo era malo, hubo un claro cambio en la carga horaria y administrativa para los maestros, por lo cual fue posible otorgarle un lugar a la Formación Cívica e Histórica como a asignaturas permanentes en los tres ciclos escolares de secundaria, se hizo énfasis en los regionalismos y la autonomía curricular de cada escuela.

Y, como en la mayoría de acciones que realiza el gobierno, en la teoría no están mal, sin embargo, el conflicto llega cuando hay que conjuntar los dos modelos educativos simultáneamente en una misma población, es decir, que hay alumnos que van a estudiar la secundaria o primaria con tres modelos diferentes. El modelo 2011, que era el que se trabajaba antes de la reforma educativa de Peña aún está presente en los alumnos de 3ro de secundaria y algunos grados de primaria mayor.
Es decir que un alumno de tercer grado de secundaria, entró en un ciclo con el plan 2011, en segundo grado se adaptó a los clubes y al sistema de evaluación del plan 2017 y en este ciclo se encuentra bajo los lineamientos de calendario y de evaluación de la Nueva Escuela Mexicana. Su contenido de clases es de un modelo, su calendario y sistema de evaluación de otro además de trabajar con enfoques que promuevan los aprendizajes clave.

Lo anterior no menciona el plan educativo que impulsa el gobierno de Enrique Alfaro llamado “Recrea”, el cual impulsa las “comunidades de aprendizaje” en la educación buscando ir más allá de las aulas, un modelo educativo sudamericano que más que innovador (se promueve desde hace 25 años) resulta una respuesta política ante el plan de la 4T. Mientras tanto, los docentes, alumnos, padres de familia y directivos de las escuelas de educación básica tienen que hacer malabares para crear una especie de Frankenstein de modelos educativos que dan como resultado un sistema campechano y sin un objetivo común. Así la educación en nuestro país.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*