“¿Estoy contando bien?” – “Estás contando bien.”

 173 total views,  1 views today

Por: Carolina Saldaña Edición digital de Espacio Pv

La madrugada del 10 de agosto, se registraba la mayor cantidad de huevos en un solo nido de tortuga “Lepidochelys olivácea” (“Golfina” para los cuates), con una cantidad de #153 huevos, cabe mencionar que esto se refiere a la temporada de anidación y desove en curso, la cual alcanza su punto más alto a mediados del mes de agosto del presente año.

Este hallazgo es importante y alentador, nos entrega de primera mano los frutos de todo este trabajo duro llamado “Programa de Protección y Conservación”.
Como parte de este hermoso llamado de autodestrucción, que me inunda el alma, me dispuse a enlistarme como voluntaria este viernes bajo la supervisión del biólogo José Alberto, colaborador de la Red Tortuguera que a su vez trabaja en conjunto con la Subdirección de Ecología del municipio.

El patrullaje como parte esencial de este programa es riguroso, bajo condiciones impredecibles y ásperas, consiste en caminar grandes y medianas distancias, con el peso extra de uno o más nidos, violentar mosquitos y dormir poco en una cama de arena, o bien, no dormir.

Una vez en resguardo los huevos, se procede a transportarlos a un corral seguro, donde los voluntarios fabrican nidos artificiales para la incubación, esto en coordinación con un compañero quién en sincronía deberá hacer el registro de los datos oficiales de cada nido, (fecha, hora, playa, si se descubrió únicamente el nido o si bien se encontró a la tortuga en desove, numero de huevos y especie), por último la limpieza de cada nido es la parte mas olorosa de esta labor.

Agregarle a eso, lidiar con depredadores como los “adorables” mapaches y nuestros hermanos de la especie humana, que aún en pleno 2019 acechan las playas en espera de una sola oportunidad para hurtar, es sencillamente un maratón digno de un reality de tv abierta.

El mensaje es claro, nuestra apatía e inconsciencia representa una latente amenaza para esta y muchas otras especies protegidas, seamos solidarios con nuestra bahía y mas aún con nuestro planeta.

Un especial reconocimiento a los voluntarios y biólogos, por su actitud de servicio y amor a la vida silvestre, por último, agradecemos al Lic. En Biología José Alberto Jaime, por su disposición, paciencia y facilidades para realización de esta nota.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*