Hallazgo en el desierto del Sahara: cientos de millones de árboles encontrados

 207 total views,  1 views today

Primeramente, como dato curioso, hay que aclarar que el Sahara no es el desierto más grande del mundo, pues aunque parezca contraintuitivo, es la Antártida el desierto más grande, ya que sus precipitaciones son muy escasas: cerca de 50 mm al año, además de vivir pocas especies. Y mide 14.2 millones de kilómetros cuadrados, en comparación con los 9 millones de km² del Sahara.

Un estudio de un grupo internacional de investigadores encontró que el Sahara escondía cientos de millones de árboles, no como bosque, sino solitarios.

Estos árboles se encuentran ubicados en un área de 1.3 millones de kilómetros cuadrados en el noroeste de África.

La mayoría se encuentran en el Sahel, cinturón de sabana semiárida tropical al sur del desierto. En total son 1,800 millones, cantidad mucho mayor de la esperada, pero aún así hay cientos de miles de millones en el propio Sahara.

En promedio, se encuentra un solo árbol por hectárea en el seco Sahara, pero es más de lo que uno hubiera esperado, y que el área investigada es solo el 20 % del desierto, señaló Martin Brandt, de la Universidad de Copenhague.

¿Cómo lograron contabilizarlos?

Los científicos tuvieron acceso a imágenes satelitales que normalmente están reservadas para usos militares o industriales. Utilizaron 11,000 imágenes de la región.

Utilizaron inteligencia artificial conocida como aprendizaje profundo, en el que se le enseña a una computadora a hacer algo. En este caso, se le enseñó a contabilizar copas de árboles mayores a 3 metros cuadrados, para que no fueran confundidas por arbustos.

Mapa con cantidad de árboles por hectárea del área estudiada.

Brandt etiquetó el área de casi 90,000 árboles manualmente, pues los árboles no se ven iguales y, para tener un área precisa de las áreas de sus copas.

Si se añadieran los árboles menores a 3 m² o arbustos, el total de vegetación sería un 20 % mayor, estiman los científicos.

Sin embargo, Brandt señaló que este hallazgo no compensa el gran problema de la deforestación, ya que en los últimos años han habido muchos incendios masivos. Además, los árboles en el desierto juegan un papel más pequeño que los de selvas y bosques a la hora de absorber dióxido de carbón.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*