Ingresan menos recursos a los hogares

 139 total views,  2 views today

Por Salvador Mateo, vocero del Movimiento Antorchista en Jalisco.

De acuerdo con un análisis reciente del Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Jalisco reportó un incremento en la pobreza laboral. Los índices de los jaliscienses que se encuentran en una situación en la que el ingreso laboral de un hogar no es suficiente para alimentar a todos sus miembros, creció en 2020 en comparación con 2019; pasó de 25.7% a 28% en el Estado; aún es menor la afectación que en el país, pues a nivel nacional este índice aumentó en mayor medida desde 35.7% a 44.5%, o sea 8.8 puntos porcentuales.

Hoy, en lo que va del 2021, menos jaliscienses alcanzan a adquirir la canasta básica, debido a los cambios en los ingresos económicos por la crisis provocada por el COVID-19, este año es más difícil acceder a alimentos básicos. Según la estadística dada a conocer por el organismo, el porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al valor de la canasta básica alimentaria pasó en el Estado de 25.7%, en el tercer trimestre de 2019, a 28% en el mismo periodo de 2020, es decir, subió 2.3 por ciento.

Aunque a fines de 2020 se incorporaron 1.5 millones de personas a la Población Económicamente Activa, según el INEGI, académicos del Instituto de Estudios Superiores de Occidente, señalan que la diferencia en cuanto al índice de pobreza laboral corresponde a factores ocasionados por la pandemia: entre ellos el aislamiento que generó mayor subempleo y con el cual muchos trabajadores se vieron forzados a laborar menor tiempo en comparación con sus asignaciones habituales, por ejemplo, con la disminución de días o de horas laborales, lo cual se tradujo en menores ingresos económicos. Asimismo, aseveran que la informalidad creció y muchos otros perdieron sus micronegocios y, por consiguiente, ingresan menos recursos a los hogares de Jalisco y de acuerdo con las cifras oficiales, el panorama nacional está peor.

Por otra parte no solo incrementó, a nivel nacional, el porcentaje de población con un ingreso laboral menor al costo de la canasta alimentaria, sino que, a la par, incrementó también el precio de esta. Para el CONEVAL el precio individual de la canasta básica a fines de 2020 ascendía a mil 212 pesos en el medio rural y mil 681 para el medio urbano; el costo es 9.6% más alto que en 2019 en el caso del medio rural y 7.6% más en el caso del medio urbano. El aumento de los precios de los productos básicos en este 2021, entre ellos la tortilla es brutal, pese a que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador a finales del año pasado dijo que al menos durante enero y febrero no habría aumentos.

Como se ve desde el 2019, ya es alto el porcentaje de familias que tienen insuficientes recursos para alimentarse, es decir antes de la pandemia, lo que implica que la pobreza laboral no se le puede atribuir al COVID-19, sino a otras causas que la crisis sanitaria, solo las ha dejado ver en toda su crudeza. El mismo CONEVAL plantea que la pobreza laboral debe eliminarse ya que, los hogares que se encuentran en esta situación solo pueden lograr alimentarse a partir de ingresos no laborales como remesas, transferencias monetarias o acceso a programas sociales. El organismo destaca que, la pobreza genera un ciclo vicioso en el que por falta de recursos los individuos no pueden acceder a alimentos, educación, transporte y por tanto, no pueden generar recursos para salir de esta situación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*