La corrupción del gobierno de la Cuarta Transformación

 153 total views,  2 views today

Por Guadalupe Valle Chávez, Dirigente del Movimiento Antorchista en el Sur de Jalisco

El pasado 21 de febrero en diversos medios de comunicación se publicó  el informe inicial de la ASF (Auditoría Superior de la Federación),  cuyo titular David Colmenares Páramo dio a conocer una serie de irregularidades detectadas en diversos temas de la Cuenta Pública  2019, en la que destacan los malos manejos del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, en el pago de las pensiones a los Adultos Mayores, en el pago de las becas “Bienestar” y en la cuantificación del costo de cancelación de la construcción del aeropuerto internacional de la Ciudad de México (NAICM).

La ASF informó que el costo real de la cancelación del NAIM Texcoco fue de 331 mil 996 millones de pesos, 200% más de los que el gobierno de la Cuarta Transformación estimó; en relación con el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” se detectó el pago a personas ya fallecidas, irregularidades en el pago a los Adultos Mayores y en el pago de las Becas “Bienestar”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reaccionó de inmediato ante las declaraciones de la ASF, dijo “están mal esos datos” y que él tiene “otros datos”, pidió a la Cámara de Diputados investigar y hacer una limpia de trabajadores de la ASF pues sostuvo el informe inicial de la cuenta pública está plagada de irregularidades; dice que el informe de la ASF es tendencioso y da elementos al “régimen corrupto”. Un día después la ASF se retractó de sus declaraciones.

“Cuándo el río suena es porque agua lleva” dice el refrán popular. Al presidente no le gusto el informe de la Cuenta Pública 2019, especialmente porque pone al descubierto la corrupción desde las entrañas mismas del poder político, aquello que tanto decía combatir el gobierno de la Cuarta Transformación es ahora presa del mismo mal.

No sólo son las irregularidades detectadas por la ASF, se suman hechos ya conocidos y ampliamente difundidos en las redes sociales, como los millones de pesos que recibió Pío López Obrador, hermano del presidente del que sólo dijo que era una “aportación a la causa”, de la prima Felipa López Obrador y sus millonarios y fraudulentos negocios; así como las casas no declaradas de Manuel Bartlet; de todos esos hechos el presidente ha hecho caso omiso, para él estos asuntos no tienen la menor importancia y la prensa al divulgarlos es una prensa reaccionaria, neoliberal, al servicio del “régimen corrupto”.

Si recordamos durante la campaña electoral que llevó al Lic. Andrés Manuel López Obrador a ocupar el cargo de presidente de la República esgrimió como su eslogan principal el combate a la corrupción, desde entonces a la fecha las principales acciones emprendidas por el presidente han sido en nombre del combate a la corrupción, el presidente insiste en que los gobiernos anteriores todos cometieron actos de corrupción.

En nombre del combate a la corrupción se eliminaron programas sociales como Próspera, el Seguro Popular, se eliminaron 109 fideicomisos, se eliminó el ramo 23 del Presupuesto de Egresos de la Federación; se acusó a las organizaciones de intermediarias, de quedarse con los moches, etc. Se consideró mejor eliminar los programas con el objetivo de eliminar la corrupción, ahora se sabe que no se ha eliminado la corrupción, esa sigue más viva que nunca.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*