La estrategia militar en Vallarta y el temor de los visitantes y la ciudadanía

 190 total views,  1 views today

Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos declaró que la expansión del rol de las Fuerzas Armadas en México ha tenido un impacto negativo y que la situación del ejercito en nuestro país, actualmente no se ajusta a las normas internacionales.

“Al haber sido yo misma ministra de Defensa (en Chile) entiendo que las fuerzas armadas pueden tener un rol importante en muchos asuntos, como por ejemplo en la respuesta a epidemias porque son muy buenas en logística e infraestructuras, pero tienen que ser guiadas por civiles. Son los políticos quienes tienen que dar las órdenes”, declaró  Bachelet.

Y el ejemplo más claro de esto, es lo que esta sucediendo actualmente en nuestro municipio. El asesinato del ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval en nuestra ciudad, provocó que a través del Gobierno del Estado se interviniera la Comisaría de Seguridad Pública, entregando el control de esta Dirección del H. Ayuntamiento de Puerto Vallarta, al Capitán de Navío, Fernando Viveros Hernández. Un mando militar de destacada reputación y carrera en las fuerzas armadas.

Y aquí es donde reside un nuevo problema en nuestra ciudad, el perfil militar encargado de la seguridad ciudadana de nuestro municipio. Encargado de turistas, visitantes y residentes, todos civiles.

Estas estrategias de militarización provocan un fortalecimiento militar en nuestro destino turístico y un claro debilitamiento de nuestras autoridades civiles. Autoridades que necesitan cumplir con el perfil, sí de protección, pero también de servicio a nuestra comunidad, con proximidad social, preparación, capacitación, que genere empatía y seguridad sin generar temor.

En declaraciones al periódico Mural del Grupo Reforma, el Director de Turismo señaló que existe temor de los turistas que visitan Vallarta, al percibir tantos militares en las calles como una señal de peligro e inseguridad, “Sí, algunos se espantan porque ven armamento pesado y ven toda esta seguridad, y sí les alcanza a mover. Manifiestan, ¿por qué pasa esto?” declaró el encargado de turismo al hablar acerca de la sensación de seguridad del puerto.

Viene Semana Santa, un periodo vacacional completamente distinto al de años anteriores, con restricciones, riesgos de salud y militares en las calles, lo que definitivamente golpeará de nuevo muy duro en la economía del puerto. Pero definitivamente esta es la oportunidad perfecta para que evaluamos nuestra situación y tomemos nuevamente el control de la dirección de nuestro puerto, haciendo las cosas bien y con una estrategia civil adecuada, por el bienestar de nuestro puerto y ciudadanía en general.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*