La Iglesia de Inglaterra es copropietaria de éxitos musicales como los de Beyoncé

 155 total views,  1 views today

La Iglesia de Inglaterra es copartícipe de las ganancias que generan canciones como Single Ladies de Beyoncé, Umbrella de Rihanna y SexyBack de Justin Timberlake.

¿Esto a qué se debe?

La respuesta es que la Institución es uno de los cientos de inversionistas de la compañía Hipgnosis, la cual ha gastado más de 1,000 millones de dólares en música.

Cuando estas canciones se reproducen en los medios de comunicación como la radio y la televisión, o en películas, la empresa gana dinero.

El fundador de Hipgnosis, Merck Mercuriadis, afirma que la música es “más valiosa que el oro o el petróleo”.

“Si tomas una canción como Sweet Dreams de Eurythmics o Livin ‘On A Prayer de Bon Jovi, estás hablando de tres o cuatro décadas de ingresos seguros”.

Mercuriadis expresa los beneficios de las canciones:

  • Las canciones de éxito son una inversión estable porque no se ven afectados por los cambios de la economía.
  • Cuando la gente está contenta vive con una banda sonora de canciones.
  • Y, cuando pasa momentos menos buenos, como esta pandemia, las canciones reconfortan, así que siempre se consume música.

La idea de Hipgnosis surgió en 2009, cuando Spotify inició en Reino Unido.

El CEO señala que, a diferencia de la mayoría de las discográficas, su empresa no se centra en encontrar las canciones que serán superventas, sino en las que tienen varios -o muchos- años de salir al mercado, porque “son culturalmente importantes”.

Un tercio de las canciones que posee tienen más de 10 años, el 59 % entre 3 a 10 años, y menos del 10 % son versiones recientes.

Para esto paga 15 años de derechos por adelantado, a cambio de quedarse a perpetuidad esa(s) canción(es).

Plataformas como Apple, Amazon y Spotify se quedan con el 30 % y pagan el 70 % a los titulares de los derechos. El 58.5 % se va para la discográfica y el artista solo obtiene 11.5 %, por lo que son las discográficas los verdaderos villanos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*