La verdad de Los Arcos de Mismaloya

 273 total views,  1 views today

Estimados lectores, hoy vamos hablar de la problemática existente en el Área Natural Protegida conocida como “Los Arcos de Mismaloya”.

Esta belleza natural mis estimados y apreciados lectores, son “Los Arcos de Mismaloya”, un Área Natural Protegida decretada en 1975 por el Diario Oficial de la Federación, bajo la categoría de “Zona de Refugio para la Protección de la Flora y Fauna Marinas”, y es para muchos un “Parque Nacional Marino”, dicha declaratoria como pueden por la fecha observar, se generó mucho antes de que se creara la SEMARNAT, la PROFEPA, y la CONANP.

En esta Área Natural Protegida, está prohibida la pesca a un kilómetro a la redonda, de hecho, esa es la única PROHIBICIÓN que mantiene, y es por ello, que se pudo construir un espigón a escasos metros de su ubicación, ya que, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) no ha entrado a asegurar su protección. Así es, 45 años desde su declaratoria en el Diario Oficial de la Federación, y no ha sido posible una recategorización, del área, y es que la categoría con la que fue declarada y comenté en el renglón anterior, prácticamente ahora ya no existe, y aunque tiene validez por seguir vigente en el Diario Oficial de la Federación, la realidad es que necesita una recategorización.

Ahora bien, todos ustedes estimados lectores necesitan saber algo, y eso es, que “Los Arcos de Mismaloya”, no presenta un plan de manejo, algo necesario para un Área Natural Protegida, y esto, tomando en cuenta que existen Asociaciones Civiles dedicadas “única” y “exclusivamente” a “proteger” y “conservar” este atractivo natural donde se encuentran especies protegidas por la NOM-059-SEMARNAT, y que además, es un pilar fundamental en la economía vallartense.

Y aquí es donde las preguntas surgen, ¿por qué aún no se elabora el plan de manejo habiendo una asociación en particular velando por su protección?, ¿será que la capacidad de carga del sitio no es sostenible para albergar visitas en temporada alta de más de 2 mil personas por día?, o ¿será qué la asociación civil que durante tanto tiempo se ha “preocupado” por su conservación no está tan interesada por la salvaguarda de esta área natural? ¿Y quizá solamente están interesados un poco más en la obtención de ingresos mediante un brazalete?

Contextualicemos las cosas antes de emitir juicios, y es que, dicha asociación sí realiza acciones por proteger dicha área natural, pero tampoco es que lo hagan al 100%, les explico; esta asociación provee protección a dicha zona mediante convenios con autoridades federales, pero también trata de “gestionar” una cuota “voluntaria” por dicha protección, protección que debería correr únicamente por parte de la autoridad federal, y es que, todos los tour operadores pagan anualmente un permiso ante la SEMARNAT por la autorización de estar presentes en la zona, y además, dicha asociación pretende que se pague el acceso al área mediante un brazalete (como Islas Marietas) para asegurar mayor protección.

Y ahora, ¿qué tiene que ver todo esto, con las movilizaciones y los posicionamientos políticos existentes que giran en torno a esta elección del 2021? ¿Por qué se desea llevar firmas al gobernador cuando es un área natural de corte federal?, ¿por qué hablan de hacerla Área Natural Protegida cuando ya lo es?, ¿por qué la CONANP no entra?, ¿por qué Bahía Unida no expresa una postura referente al tema del espigón cuando también afecta la zona que pretenden proteger?, ¿por qué aún no se solicita la elaboración de un plan de manejo?

Hay más preguntas que respuestas, pero hay una en particular que les quiero responder, ¿los candidatos a presidentes municipales pueden hacer algo al respecto? La respuesta es NO, los candidatos pueden dar su posicionamiento referente al tema, y pronunciarse diciendo que: “Si ustedes les entregan la confianza en las casillas, ellos coadyuvarán acciones desde el nivel local, estatal y hasta el federal, con las instituciones correspondientes, para lograr realizar la recategorización del área natural” pero eso es lo único. Desde aquí, yo quiero hacer un llamado a los defensores del área, desde Guardianes de la Bahía, los tour operadores y la sociedad civil en general de Puerto Vallarta y Mismaloya, pues hay algo que debemos recordar, debemos estar unidos, y es que, la mancuerna entre la población y las asociaciones civiles, debe existir para exigir al gobierno resultados, socialización de temas como la cuestión del espigón y lo más importante, para asegurar que el patrimonio natural del municipio se proteja, pero se proteja acorde a los lineamientos que refiere la ley, no solo a compromisos de políticos en campaña.

Aquí no hay más culpables que la autoridad, pero, ¿dónde está aquella asociación que se pronuncia por la protección de los Arcos cuando más se le necesita? O será que la pregunta es; ¿Cuáles son sus intereses en cuánto a la protección del ambiente y sus actividades turísticas?

No olvidemos lo que está ocurriendo, y los proyectos urbanísticos que planean realizar en nuestra línea de costa, exijamos a las autoridades que asuman su responsabilidad de frente a la sociedad, por autorizar obras que sin duda alguna afectan el equilibrio ecológico y la calidad de vida de todos.

Y para aquel que quede victorioso en esta contienda electoral, presidente o presidenta, diputado o diputada, haga su trabajo, que firmar compromisos cualquiera pueda, pero cumplirlos, ese, ese es otro cantar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*