Mataron y enterraron a una joven en Bucerías

 276 total views,  1 views today

Por Ismael Zaragoza, edición digital de Espacio Pv

El martes 25 de agosto fue encontrado el cadáver de una muchacha de aproximadamente 18-20 años de edad, en la colonia Las Brisas, en Bucerías, Nayarit.

Eran aproximadamente las 18:00 horas cuando se reportó al número de emergencias el requerimiento de la policía municipal, en el domicilio de la calle Río Ameca, debido al fétido olor del lugar.

A los pocos minutos llegaron elementos policíacos, quienes se entrevistaron con dos mujeres, las cuales manifestaron que había tierra removida, donde vieron un bulto blanco que emanaba fuertes olores pestilentes, y temían que fuese un cuerpo humano.

A continuación, las autoridades inspeccionaron el patio y, al corroboran lo dicho por ellas, acordonaron la zona con cinta amarilla, dieron aviso al Ministerio Público de Bucerías, quien envió a la policía estatal de investigación criminal.

Poco después, llegaron policías estatales de caminos, investigadores, miembros de los Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado y personal del Servicio Médico Forense, quienes encontraron un bulto blanco con tela, del cual se desprendía un pestilente olor, en un hoyo de aproximadamente un metro de diámetro y 30 cm de profundidad en el patio.

Finalmente, las autoridades ministeriales pidieron al Servicio Médico Forense (SEMEFO) que trasladase el cuerpo al módulo de Jarretaderas para la posterior entrega a los familiares, una vez fuera identificada.

Se levantó la carpeta de investigación NAY/RV/VBB CI-572/2020.

Todo indica que se trata de un feminicidio, ya que presentaba golpes en el rostro.

Los investigadores se entrevistaron con la mujer que se encontraba en la casa, de nombre Dinora “N”, de 42 años de edad.

La señora explicó que tiene un hijo de 20 años de edad que vive con ella,de nombre Jesús Gabriel, quien hace días trajo a vivir con ellos a una muchacha de nombre Carolina Muñoz, originaria del municipio nayarita Santiago Ixcuintla.

La mujer expresó que el pasado sábado ella salió a trabajar a San Juan de Abajo, pero el domingo por la mañana, su hijo le llamó para decirle que Carolina lo había dejado, regresando con sus papás.

Al regresar, la señora Dinora encontró que el colchón estaba recargado en la pared, el cual había sido lavado, también una una cobija y una almohada fueron lavados. Además, su hijo no se encontraba en el domicilio, pero no le dio importancia.

El lunes por la mañana recibió una llamada de su hijo, quien le dijo que había sido envenenado y que estaba muy mal, pero no le dio su paradero, y no le contentó ninguna de las llamadas que le hizo su madre posteriormente.

El martes, los familiares de Carolina le llamaron por teléfono preguntando por su hija, quien le dijo que, de hecho ella se había regresado con ellos, y fue ahí que se enteró que nunca regresó con ellos.

Ese martes, al llegar a su casa, se dio cuenta del fuerte olor que provenía de su patio, por lo que decidió llamar a las autoridades.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*