¿Mesías o diputado?

 347 total views,  2 views today

Luis Ernesto Munguía sigue dando mucho de qué hablar, y es que se ha reportado que es de los diputados que más ausencias presenta al momento de “realizar” su trabajo. Ya que con un total de 21 días que debe laborar, solo asiste a la mitad (11 días), mientras que los otros, simplemente, desaparece.

Ese es un comportamiento que en un ciudadano promedio no es aceptable ya que, con un un solo día sin laborar, ese ciudadano promedio pierde el sueldo del día, entonces, ¿pasa igual con el diputado?

La respuesta es no, al diputado más guapo de Jalisco, no se le quita ni un solo peso de su nómina, pese a las ausencias existentes, pues al parecer, están justificadas.

Pero ¿cómo se justifica su inasistencia? ¿Con algún comprobante médico? ¿Con una carta redactada a mano de su progenitora y dos copias de su credencial de elector?

Esta respuesta aún no la conocemos, pero lo que sí sabemos es que desde la toma de protesta como diputado, contando sus inumerables faltas, el diputado Luis Ernesto Munguía ha ganado de manera íntegra (sin descuento alguno por la situación actual del COVID-19) el total de $2,531,947.02 pesos.

Y debido a esta generosa cantidad de ingresos recibidos, es que nos surgen otras preguntas: ¿Dónde está?, ¿O qué está haciendo cuándo falta? La respuesta es fácil: está tomándose fotos con perritos; repartiendo pozole, gorditas, enchiladas o cualquier otro antojito mexicano. Acciones que, parecieran una obvia actividad premeditada de campaña, y que cabe mencionar que el proselitismo, antes de la fecha designada para ejercerlo, es una actividad ilegal.

Y es que, recordemos que el mismo día que se iba a realizar la asamblea para ver los detalles de la aprobación de la iniciativa para atender a los pacientes con cáncer, el diputado Luis Ernesto Munguía estaba repartiendo pozole.

Solo queremos recordarle a la ciudadanía y al diputado, que de acuerdo al artículo 26 de la Ley Orgánica del Legislativo, es obligación de los asambleístas asistir a todas las sesiones que celebre el Congreso.

¿Es necesario que con cada acción aparezca su cara en una foto? ¿Por qué simplemente no manda a sus allegados a realizar tan emotiva y buena labor? ¿O acaso necesita llamar la atención de toda esa gente? Y de ser así, ¿por qué? ¿Será que busca ganar votos, cuándo aún no se define nada respecto a la elección del año que viene?

Una vez más, muchas preguntas y pocas respuestas; pero en fin, esperamos que el diputado, ahora sí, no falte a ninguna asamblea en el Congreso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*