¿No hay presupuesto? O ¿No hay criterio? El dilema ambiental en México

 309 total views,  2 views today

Estimados lectores, estamos de vuelta con la columna semanal biológica de biologando, donde hablamos de temas ambientales, biológicos, y en muchas ocasiones, de cómo el gobierno es incapaz de asegurar un ambiente sano, para el desarrollo, salud y bienestar de sus ciudadanos, el día de hoy, hablaremos de la excusa perfecta sexenio tras sexenio y trienio tras trienio: los presupuestos.

Y es que por más impuestos que pagamos, en muchas ocasiones no vemos reflejado ese presupuesto en la mejora del país, pues bien, es básicamente lo mismo en el escenario de protección ambiental.

Constantemente la respuesta negativa de nuestros gobernantes ante las acciones para la protección de los recursos naturales suele ser que, el presupuesto es escaso, o que incluso no lo hay, y bueno, les tengo noticias.

Desde la posición de Alejandro Guevara Sanginés (2005), en su análisis titulado: “Política ambiental en México: génesis, desarrollo y perspectivas”, señala de forma puntual que la falta de eficacia de las acciones ambientales puede explicarse no tanto por la falta de un presupuesto adecuado, sino por la casi nula permeabilidad de los criterios ambientales en las políticas del resto de los sectores, cuya operación continúa persiguiendo el fomento de la producción sin una consideración escrupulosa de las consecuencias que ello acarrea al medio natural, y por ende, a la salud de los ecosistemas y en última instancia, de las personas.

Es decir, no es que no exista un presupuesto adecuado, sino que no existe un criterio ambiental en el resto del país, sus instituciones y nuestros gobernantes. El simplón discurso de que no existe un presupuesto, solo es lo que comúnmente denominamos como atole con el dedo.

¿Solución? Evitemos dejar llegar a pésimos candidatos a la toma de decisiones, exijamos que los representantes de las instituciones ambientales, en verdad sean afines a las ciencias ambientales, tomemos nuestro lugar como seres críticos y analíticos, para decidir por el bien del país en una boleta, y sobre todo, involucrémonos en la toma de decisiones de nuestra comunidad, estado y ciudad.

No le podemos dejar todo a un gobierno fragmentado, a una lucha de poder constante, a personas que consideran que llegar a un puesto de poder simboliza enriquecerse u obtener más poder, estar en la toma de decisiones del país, representa responsabilidad, porque toda una sociedad depende de tus iniciativas, de tus asistencias, depende de tu trabajo.

Soy Rojo y me despido, nos vemos hasta la próxima semana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*