Normalización de la violencia: Caso George Floyd

 385 total views,  3 views today

Por la Psicóloga Liliana Lemus, edición digital de Espacio Pv.

Su crimen: ¿Su color de piel?

Desde el día 25 de mayo redes sociales se han inundado de un nombre: “George Floyd”, se comparte y reproduce continuamente un vídeo de su homicidio. El cual, al leer comentarios y descripciones del video opté por no ver, debido a que me parecía sumamente violento de solo leer de qué trataba. A las pocas horas de esto, en redes sociales y medios de comunicación comenzaron a difundir manifestaciones, como símbolo o eje principal tenían a George Floyd.

Hoy, una semana después del suceso decidí ver los vídeos, es desgarrador observar los últimos minutos de vida de Floyd, quien fue víctima de homicidio a manos de un agente de la policía de Minneapolis. Su crimen: ¿Haber pagado con dinero falso… o … su color de piel? El hombre con uniforme quien responde al nombre de Derek Chauvin ha sido detenido y acusado de asesinato en tercer grado. Sin embargo, esto no es suficiente para los ciudadanos que aún siguen alzando la voz y protestando; y da la impresión de que a mayor intento de represión mayor es la molestia de los habitantes, es así que el 29 de mayo quemaron la estación de policías de Minneapolis.

Lo anterior da mucho en que pensar, para seguir el hilo de lo escrito arriba seguiré de esa manera las ideas, no porque una sea más o menos relevante que la otra. Primeramente la mediatización de la muerte violenta de Floyd; los medios de comunicación actualmente están llenos de contenido violento, lo cual crea una insensibilización de la violencia. En una pequeña y rápida encuesta realizada por medios electrónicos en donde participaron 82 jóvenes de Morelia, Michoacán el 15% de los participantes manifestaron que no les impactó el video que circulaba en redes sociales sobre Floyd. Esto habla de una banalización de la violencia exhibida en el video e incluso un deterioro en la empatía como sociedad.

Otro punto que da vueltas por mi cabeza al pensar en esto, es la verdadera causa del homicidio de Floyd. Motivo: el pertenecer a una minoría la cual es bien sabido que durante la historia de la humanidad ha sido puesta en un orden social inferior, dejando así a las personas de piel blanca “por encima de estas”, en una jerarquía superior, favoreciendo una relación asimétrica de poder y propiciando violencia estructural como diría Galtung. En pocas palabras… por racismo.

Se han realizado una gran cantidad de estudios sobre este tema, se ha teorizado, se han realizado campañas de sensibilización, reformado leyes y mil y un cosas más para acabar con el racismo. ¿Ha habido cambios? Si, ¿Los suficientes? Respóndanselo usted mismo. Pero seamos sinceros con nosotros mismos ¿Solamente existe racismo en Estados Unidos de América o también en México? Y sorpresa… decir “indio”, “prieto”, “naco” como peyorativos también es racismo, también es violencia. Tal vez no sean tomadas como tal porque son invisibles al ojo humano, no causan lesiones físicas, pero estas “pequeñas” bromas u ofensas funcionan como cultivo para otras violencias más visibles como el homicidio.

Un punto más que da a pensar esto es que Floyd no fue víctima de homicidio en manos de otro ciudadano más, otra desventaja en la jerarquía social del hecho es que Chauvin era un policía, quien fue en contra de los derechos humanos de Floyd valiéndose de su investidura para cometer este acto criminal y así quitarle la vida. Y tristemente este no es el primer caso registrado ni en EE.UU ni en México.

Uniendo todos estos factores: la viralización del video que causó indignación en la mayoría de las personas, el racismo, el que haya sido un policía quien cometiera el homicidio, todas estas variables se conjugaron para que las protestas estén tomado esta magnitud y si a esto le agregamos la represión, ¿No les suena como una fórmula perfecta para que personas se levanten y alcen la voz por las injusticias y que la represión funcione como gasolina al fuego de la molestia de las personas?

Hoy hablo desde el privilegio de saber que muy probablemente lo que escriba no tendrá mayores represalias y lo uso para alzar la voz y decirle a las personas que leen esto YA BASTA, basta de normalizar la violencia “en menor escala” porque no se ve, porque segregar a las minorías “no está mal o no causa daño”, porque es gracioso y es bien visto burlarse de alguien por su color de piel, porque es preferible y se ve mejor contratar a alguien de piel blanca… YA BASTA, justo estas “pequeñas” acciones son las que crean un ambiente en el que sea más fácil cometer un acto violento contra otras personas. Y es que, ¿Realmente tenía que morir asfixiado Floyd de una manera tan inhumana y mediatizada para darnos cuenta y hablar de la discriminación racial? Si eres funcionario ¿Realmente es necesario el uso de la violencia, no estás acaso en ese puesto para representar, cuidar y proteger a  los ciudadanos? Hoy les invito con estas palabras a poner en práctica la empatía y el respeto, comenzando desde nuestros círculos sociales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*