¡Quieren cancelar al Rayo McQueen por machista!

 229 total views,  2 views today

Si de verdad pensaba que alguien estaba cancelando al Rayo McQueen y accedió en busca de mayor información, permítame decirle que se tragó una “Fake News” que se me ocurrió esta misma mañana, ¿objetivo?, que ingrese a esta pequeña columna, dicho lo anterior, bienvenido, si quiere saber más sobre cómo los medios utilizan fake news sobre la cultura de la cancelación para obtener visitas y de paso matarlos de un coraje, puede acompañarme en las siguientes líneas.

A ver primero que nada, ¿qué es la cultura de la cancelación? Básicamente hace referencia a un boicot que se desencadena y fomenta en las redes sociales y cuyo objetivo es retirar el apoyo a personajes públicos, políticos o empresas que dicen o hacen algo que se considera ofensivo o inadmisible (y la línea entre lo ofensivo o no ofensivo depende de un determinado grupo o sector político, generalmente [¡spoiler!] conservador).

Podemos considerar que la tan sonada “cultura de la cancelación” en pleno 2021 es lo mismo que la corrección política de los 90’s, aquellos tiempos cuando los padres y madres de familia exigían que se retirarán de la televisión abierta caricaturas o animes como Dragón Ball, por tener un “claro tinte satánico”. Es lógico, si uno de los personajes se llama Mr. Satán, evidentemente hace referencia al demonio. Pero dicha cultura no es más que un recurso utilizado por sectores conservadores para pretender que están peleando por la libertad de expresión y el bienestar de los más pequeños. Bueno, sin más rodeos, el día de hoy hablaremos de una de las facetas de la cultura de la cancelación: las fake news (noticias falsas).

Fake News y la Cultura de la Cancelación

Es bien sabido que los medios de comunicación utilizan titulares para llamar la atención de los internautas, el titular que acompaña a esta columna es una prueba de ello. Pero hasta TV Azteca y otros medios utilizan titulares así, por ejemplo: “Piden cancelar a Tony Stark por no pagar a los ‘Vengadores”. ¿No cree que existan titulares así de ridículos?, puede revisarlo usted mismo.

El twit que dio origen a este tipo de notas sobre la supuesta cancelación del hombre de hierro es el siguiente:

“No me trae alegría, pero creo que tenemos que cancelar a Tony Stark. Sí, murió para salvar el universo, pero ¿un extraficante de armas que no pagaba a sus trabajadores? Sáquenlo de escena”, escribió el internauta.

Después de una corta revisión en Twitter uno puede darse cuenta de que en realidad solo existen como 3 publicaciones sobre la supuesta cancelación a Tony Stark y las demás publicaciones son mofas o señores molestos porque “cómo es posible que ahora quieran cancelar todo”.

Me parece grave que haya personas que caigan en fake news sobre cancelaciones. Difundir información de portales o ya de plano noticias de páginas de memes (como la “Guía del Varón”), son estrategias para que los editores y escritores de esas webs puedan llevar un poco de dinero a su bolsillo a costa de la ingenuidad y las rabietas de sus seguidores. Si por un clickbait miles de personas se ponen a discutir sobre el personaje de una película, y encima se puede monetizar de ello, pues ¡eureka!, dinero fácil.

Afortunada o desafortunadamente para algunos, la difusión de este tipo de notas hace creer al grueso de los internautas de que en realidad hay grupos numerosos de personas que están tratando de cancelar algo, cuando en realidad (y como se pudo ejemplificar anteriormente), son solo 2 o 3 personas que están quejándose de algo que a nadie interesa.

Dejemos de contribuir a ello.

Antes de finalizar debo enfatizar que hay una discusión sobre la cultura de la cancelación que es muy provechosa pues no se trata de cancelar personajes animados o de películas sino de silenciar a académicos e intelectuales, pero de eso se hablará en otra columna. Ya habrá espacio para hablar de estas otras facetas de la tan controvertida “cultura de la cancelación”. Nos vemos a la próxima.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*