Reparando el daño, Diego fuera y Vidanta parque acuático.

 1,147 total views,  1 views today

Estimado lector, me encuentro aquí, un domingo por la noche con una terrible resaca y saboreando aún el último cigarrillo de la caja, solo para traerle lo más relevante de esto que llamamos el círculo rojo, con Rojo. Así que póngase cómodo en el camión, acomode su cubrebocas y disfrute de su café, porque daremos inicio al acontecer sobre el gobierno municipal, la inminente derrota de Diego Franco y Vidanta.

Durante meses hemos sido testigos de la constante pelea que existe entre aquellos ambientalistas que buscan la protección y el buen aprovechamiento de los recursos naturales y los entes gubernamentales que si bien, presumen la base natural como una fuente de aprovechamiento para el turismo, no ejercen sus atribuciones para defender lo que le pertenece a Puerto Vallarta.

Es así, como iniciamos hablando una vez más del desazolve, pero esta vez, de la acción ejercida para solucionar aquel error, que mermó en gran parte la aceptación del gobierno de Arturo Dávalos con los vallartenses y golpeo directo al hígado a movimiento ciudadano. Por todo lo comentado con anterioridad, es que el día sábado 19 de septiembre desde las primeras horas del amanecer, el grupo universidad encabezado por el rector del Centro Universitario de la Costa el Dr. Jorge Téllez López y el Ayuntamiento de Puerto Vallarta, encabezado por Arturo Dávalos Peña, unieron fuerzas para plantar 80 árboles endémicos en la rivera sur del río Pitillal, interviniendo 100 metros lineales, para de esta forma, evitar la erosión de la zona y mejorar la calidad del aire. Esta acción se agradece, y más, porque esta vez decidieron escuchar a los expertos, y fue así, como la  subdirección de medio ambiente a cargo del Dr. Helios Hernández Hurtado fue la encargada de planificar y llevar acabo la reforestación, además en ese momento hablaron con la bióloga Tahamara Esquivel Rodríguez, experta en este rubro, para que en futuras campañas de reforestación ella estuviese a cargo de las mismas. El desazolve, vuelvo a repetirlo, fue una barbarie, pero sirvió para darse cuenta que como sociedad, exigirle a un gobierno poco preocupado por sus recursos naturales funciona. Esperemos sus errores hacia la base natural no se vuelvan a repetir, y si así fuese, que tengan por seguro que la sociedad se los demandará.

Y es así, como pasamos a la segunda parte de esta columna, la salida de Diego Franco rumbo a la presidencia, y es que, pese a que aún no se ha confirmado dicha información, Diego, aquel que mediante la dirección de Servicios Públicos Municipales,  soluciona cientos de reportes a la semana como se puede constatar en sus redes sociales, definitivamente no logra solucionar el problema de que no encaja para nada con la comunidad vallartense, y menos con lo acontecido días anteriores, donde lamentablemente falleció un niño de 12 años electrocutado en la colonia las juntas, a causa del desgaste y mal mantenimiento a un poste de luz, diversos medios de comunicación se aprovecharon de la situación para manchar la imagen de Diego y pese a que el mantenimiento del alumbrado público si concierne a esta dependencia municipal y su director, se está desviando y politizando la conversación, y no debe ser así, en estos momentos hay una familia lastimada, en medio de una pandemia y en una de las peores crisis económicas y turísticas para el municipio, un niño falleció a causa del desinterés por solucionar de verdad los problemas del municipio, tapar baches y podar árboles como actos anticipados de campaña no sirven de nada cuando la negligencia gubernamental generó un parteaguas en la comunidad, porque ahora los niños que salgan a jugar en la lluvia todas las tardes, se tendrán que preocupar por algo más que solo resbalarse en la calle, tendrán ahora que preocuparse por un gobierno ajeno a dar solución a las problemáticas públicas de su comunidad.

Diego, lo más importante de un puesto gubernamental es ayudar a las personas, no tomarse fotos para ser elegido próximo edil.

¿Y hablando de tomarse fotos, qué pasa también con Luis Munguía? El otro fotogénico funcionario que también debe de velar por los intereses de la ciudadanía, que es además posible candidato y acérrimo contrincante de Diego en la búsqueda del trono de arena de nuestro bello puerto. De él también estaremos hablando esta semana.

Después de tan lamentables líneas pasamos a hablar del mounstro de la Bahía, así es, nos referimos a Grupo Vidanta, aquella empresa que a más de un amigo tuyo lo tiene comiendo de la palma de la mano, y a raíz de un sueldo “medianamente competitivo” parece ser más miembro de una religión, que trabajador de una empresa esclavista y capitalista. En fin, no venimos a hablar del esclavismo disfrazado de beneficios en un comedor para empleados o en Vallarta Adventures, venimos a hablar de los Islotes que por fin encontraron su lugar bajo el cause de la creciente del río Ameca, y es que, como muchos expertos en la rama de lo ambiental comentaron alguna vez, Grupo Vidanta jugaba a ganarle a la madre naturaleza con el constante cambio de uso de suelo para lograr su objetivo más ambicioso hasta el momento, la creación de parques temáticos bajo la marca del mismísimo Cirque Du Soleil solamente para la Bahía de Banderas.

Desde luego un proyecto así de ambicioso trae consigo una derrama económica abismal a la sociedad, desgraciadamente, esa misma derrama económica, genera que el beneficio sea únicamente para los empresarios y aquellos que puedan pagar de dichos atractivos, mientras que el impacto ambiental que genera no importa más que a algunos cuantos. Es por esto, que al crear dichos islotes constantemente se les dijo que algún día todo su complejo, así como las obras que realizarían podrían verse afectadas por la creciente del río, cosa que obviamente jamás les interesó y como siempre, no hay plazo que no se cumpla, ni fecha que no se llegue, y el domingo 20 de septiembre amanecimos con una noticia que para aquellos que somos amantes de la madre naturaleza nos dejó con una enorme sonrisa en el rostro todo el día. Los islotes de Grupo Vidanta, yacían bajo la creciente del río Ameca. Vidanta perdió la batalla contra la naturaleza, aunque claro, esto no significa que se vaya a rendir, pero sí es garantía de que no importa cuanto invierta, siempre ante la naturaleza va perder. Recuerden estimados lectores el obtener todos los permisos para ejecutar un cambio de uso de suelo no asegura que el impacto de dicha obra sea positivo en términos ambientales. La naturaleza jamás tendrá palabra de honor.

Un gusto volver a encontrarnos en este “Círculo Rojo” con Rojo, yo me despido, no sin antes recordarle que, tenemos muchísimo contenido todos los días, notas, columnas, vídeo columnas, entrevistas a actores de la política municipal y estatal, recomendación de lugares y el noticiero semanal que se transmite dos veces por semana para tenerlo al tanto del acontecer municipal, estatal y nacional. Y no lo olvide, exija, luche y jamás se rinda, porque el camino a un futuro mejor, se encuentra en una sociedad unida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*