“Sopa de Wuhan”: Reflexiones acerca de la pandemia.

 699 total views,  1 views today

Vayamos al grano, si solo le interesa descargar el libro el link está aquí: https://drive.google.com/file/d/1tShaH2j5A_9n9cWl6mhxtaHiGsJSBo5k/view?fbclid=IwAR2yyZXK3w5riZKujJpkfIAicceOCQnHQKtlnQkuDzHW3aUja8CYenWI_lg En cambio sí le interesa leer una breve reflexión (y anécdota) de alguien que ha tenido la oportunidad de revisarlo, sea bienvenido. Póngase cómodo y no tenga expectativas tan altas.

1. No juzgues un libro por su portada.

Una de las frases que hace referencia a libros pero que no se aplica exclusivamente a ellos, con la misma tratan de explicarnos que lo que importa es el contenido, lo de adentro, lo interno, lo inobservable a primera vista. Debo admitir que cuando el libro llego a mi bandeja de mensajes de WhatsApp no pude evitar caer en un prejuicio al ver la portada y el título, inmediatamente recordé una serie de memes, fake news e información tergiversada que está circulando en redes y medios de comunicación que apuntan a que el primer contacto humano con el virus fue causado porque alguien tuvo antojo de una “sopita de murciélago”. ¿Qué de bueno puede ofrecer un libro que de entrada juega con un estereotipo?

Lo siguiente que observe fue el diseño de los murciélagos, anda son ilustraciones de ¡Ernst Haeckel!, un naturalista y filósofo que dibujaba bonito (si no me creen busquen sus láminas en internet). Por ultimo vi los nombres de los autores de los artículos ahí recopilados, algunos me eran unos completos desconocidos, otros no tanto (como Zizek y Butler).

En lo que respecta a lo portada no soy el único que piensa que no es la mejor para iniciar un ejercicio crítico-reflexivo. En internet ya circula un comunicado titulado: “SOBRE LA PORTADA “SOPA DE WUHAN”: COMUNICADO PARA ASPO (EDITORIAL) Y PABLO AMADEO (EDITOR)”. En el mismo se plantea que un libro que se jacta de tener un contenido analítico y critico debe ser coherente con ese discurso y no enfocarse en alimentar un imaginario que estereotipa y culpabiliza a los pobladores de una determinada zona (Wuhan) y a un mamífero volador (murciélagos).

Consecuencia de ese tipo de imaginarios es que los murciélagos han sido maltratados e incluso han intentado quemarlos, además, personas con determinados rasgos han sido agredidas por que “son chinos, de seguro tienen el virus”. Ideas que en su momento fueron divulgadas por políticos de la talla de Trump.

La portada “difumina la peligrosidad de reproducir un discurso reduccionista y esencialista, en este caso, a través de una ilustraciónque refiere a un falso origen masivamente señalado por los medios de comunicación y reproducido en las redes acríticamente. Y para colmo, un juego de palabras simple para un título que genera imaginarios estancos y cosifica el motivo y la culpa a la sopa, se complementa de la imagen -murciélagos- y se sitúa en una geolocalización: Wuhan”.

La relación Murciélago-Sopa-Wuhan-Virus la esperaría de un medio acrítico o un individuo que solo quiere mofarse, ¿pero en un libro que recopila una serie de reflexiones críticas? Es hasta contradictorio.

En ese sentido Alain Badiou escribe: “lanzan, en redes del internet, las fabulas típicamente racistas, respaldadas por imágenes manipuladas según las cuales todo proviene de que los chinos comen murciélagos casi vivos…”. Parece una ironía que una afirmación así este dentro del libro que lleva por título “Sopa de Wuhan”.

En fin, esta es una observación sobre la portada ¿pero qué hay sobre el contenido? Algo debe de tener un libro que de entrada he prejuzgado a partir de su portada y que leí de principio a fin ¿no?

2. Autores y contenido.

La obra es una compilación de las reflexiones desglosadas por filósofos de alrededor del mundo como: Giorgio Agamben, Slavoj Zizek, Jean Luc Nancy, Franco “Bifo” Berardi, Santiago López Petit, Judith Butler, Alain Badiou, David Harvey, Byung-Chul Han, Raúl Zibechi, María Galindo, Markus Gabriel, Gustavo Yañez González, Patricia Manrique y Paul B. Preciado.

Este libro reúne las reflexiones e hipótesis originadas entre Febrero y Marzo sobre el presente y futuro de la pandemia, está estructurado de manera cronológica de forma que el lector pueda saber en qué fecha se emitieron ciertas opiniones. El contenido figura desde críticas al sistema capitalista así como cuestionamientos a las políticas de algunos países, consecuencias psicológicas y sociales del aislamiento y algunas anécdotas personales.

No es mi intención contar que contiene cada uno de los 17 apartados del libro. Pero debo aceptar que hay artículos que llamaron más mi atención, entre ellos se encuentran:

  • Crónica de la psicodeflación – Franco “Bifo” Berardi

Se plantea un relato del 21 de Febrero al 13 de Marzo en el cuál el autor narra como un virus bloquea el funcionamiento de la economía al impedir a los organismos salir de sus casas, encerrándose en sus propios cuerpos. La ansiedad que anteriormente mantenía al mundo unificado ya no lo unifica, el ruido de la cotidianidad es silencio.

La economía hace tiempo auguraba un estancamiento, ahora un virus permitió tal inmovilidad. La humanidad excitada por el crecimiento y el frenesí ha bloqueado su generador, la premisa fantasiosa del crecimiento ilimitado choca con la realidad de la inmovilidad. Una sociedad de consumo que se ve limitada por el estancamiento.

Ante esta situación el capitalismo se adaptara como los organismos se adaptan a las circunstancias ambientales, puede que surja en una forma más peligrosa y salvaje, con mayor control y dominio sobre las poblaciones. Puede…

Los políticos se dan cuenta de que no pueden contra el virus que toca a sus fronteras ¿será el inicio de la bio-política? Quién sabe. De esta pandemia salimos solidarios y empáticos o competitivos y agresivos. Nadie lo sabe.

  • Política anticapitalista en tiempo de COVID-19 – David Harvey

Golpear a China es golpear la dinámica de acumulación de capital de todo el globo. El neoliberalismo descansa en la creación de deuda y en el capital ficticio, pero, esta vez el golpe no surgió de algún movimiento geopolítico fue un virus que surgió en una de las potencias económicas de la actualidad.

Los virus mutan, se adaptan, pero los efectos de dichas mutaciones dependen de 2 factores: las condiciones ambientales y las condiciones que favorecen la rápida transmisión del mismo (conglomerados). Las consecuencias del coronavirus varían según el modelo económico hegemónico.

El hecho de que el virus afectara a China fue un respiro para otras potencias que veían en esa situación la oportunidad de desacelerar el crecimiento del gigante asiático. Algunos incluso minimizaban el hecho y lo difundían como “una simple gripe”. Inevitablemente el virus traspaso las fronteras y puso en jaque a varios sistemas de salud en específico los de América del Norte y Sur cuya crisis sanitaria no es más que el reflejo de 4 décadas de neoliberalismo.

En el mundo de los negocios la prevención no es una buena inversión. El golpe a la economía es notable, el modelo consumista perece ante las adversidades actuales y las economías se respaldan en ese modelo. Si esto no derrumba algunas premisas sobre las que se fundamenta la sociedad, al menos las hace tambalear. ¿Será que China vuelve a tomar el mismo papel que en el 2007-8 o necesitará un relevo?

  • El capitalismo tiene sus límites – Judith Butler

Evidentemente el virus no discrimina, pero la facilidad con la que permite discriminar y señalar a ciertas minorías dentro de las zonas pandémicas es clara. Por otra parte, Trump en un intento de atajada política ha tratado de apropiarse rápidamente de los derechos de una vacuna que está siendo estudiada y desarrollada en Alemania, situación que provoco desagrado de algunas autoridades alemanas: “El capitalismo tiene sus límites”.

El virus no discrimina pero la xenofobia, el racismo, el supremacismo y los modelos económicos lo hacen. ¿Quién decidirá cómo se distribuye una posible vacuna? La salud es un derecho, pero ¿quiénes se encargan de hacerlo válido? Es necesario oponerse a un sistema que valora las vidas como si tuvieran distinto valor, cada vez más personas desean un cambio, “ojalá podamos mantener vivo ese deseo”.

  • La emergencia viral y el mundo del mañana – Byung-Chul Han

El coronavirus es una prueba para los sistemas del mundo. En ese sentido, las ideas autoritarias que derivan del confucionismo en los países asiáticos les han permitido controlar la pandemia de una manera distinta a otros estados o continentes (como Europa).

En Asia aparte de los epidemiólogos, los informáticos y analistas de datos están teniendo un papel crucial. Los asiáticos apuestan por la vigilancia digital (algo que evidentemente haría pegar el grito a otras culturas), pero a ellos parece importarles poco, al fin su cultura normaliza la vigilancia y el control.

Al finalizar la crisis mundial, China podrá exhibir su superioridad ante las otras potencias, con más orgullo y firmeza, además de que habrá sofisticado sus métodos de vigilancia digital como ya lo venía haciendo desde hace algunos años.

Puede que tras el virus venga una revolución que permita salvarnos a nosotros y a nuestro planeta.

Lo anterior es una síntesis de ciertas partes de la obra, espero que así como pude aprovecharlas, usted, querido lector, también rescate apartados o ideas que le permitan reflexionar sobre el acontecer actual.

3. Algunas consideraciones finales

  1. Tenga muy en cuenta la cronología (no quiera extrapolar reflexiones realizadas en febrero a la actualidad sin al menos considerar los acontecimientos recientes).
  2. Tenga en cuenta el contexto (México y otros países tienen políticas de salud, económicas y sociales distintas).
  3. Tenga en cuenta que un conjunto de reflexiones como las que se presentan en el libro permiten entender la situación desde la perspectiva de diversos autores que a su vez están inmersos en diferentes contextos, lo que suscita las divergencias.

En todo caso, disfrute y analice la lectura.

Hasta la próxima.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*