Temen presunto encubrimiento del Congreso de Jalisco en el caso Luis Munguía

 1,463 total views,  1 views today

Este mes de enero se cumplirá el cuarto mes de la “investigación” contra el Diputado Luis Ernesto Munguía y el caso sigue aún sin resolución. Esta falta de resultados y de atención a este importante caso de presunta corrupción o desvío de recursos dentro del Congreso de Jalisco, ha provocado un gran descontento en la población que teme un “encubrimiento” político, sobre todo después de darse a conocer que se acaba de registrar como precandidato nuevamente como Diputado Federal por el Distrito 05, aunque aún lo están investigando por presunto conflicto de interés además de nepotismo, y en caso de llegar a ser declarado culpable, podría ser inhabilitado para ejercer cargos públicos.

Después de varios meses de espera por una resolución, el Contralor del Órgano Interno de Control, Raúl Bermúdez, encargado de la investigación contra el diputado Luis Munguía, ha deliberadamente ocultado el estatus actual del caso, lo que ha provocado una gran desconfianza entre los ciudadanos de Jalisco quienes exigen su acceso a la información. Esta información ha sido bloqueada por el funcionario, evadiendo todo tipo de solicitudes durante semanas acerca de la investigación.

Contralor del Órgano Interno de Control, Raúl Bermúdez

Según consta en el Reglamento del Órgano Interno de Control del Poder legislativo de Jalisco, Artículo 5. “El Contralor es el titular del Órgano Interno de Control del Poder Legislativo del Estado, quien en el ejercicio de sus atribuciones deberá observar los principios de disciplina, legalidad, objetividad, profesionalismo, honradez, lealtad, imparcialidad, integridad, rendición de cuentas, eficacia y eficiencia”. Y en el Artículo 6 se señala que en cuanto a los funcionarios públicos del Poder Legislativo, el debe de “informar a quien lo solicite de manera fundada y motivada”, así como también debe “cumplir con las obligaciones de transparencia y Acceso a la Información Pública”. Por lo cual, el titular de esta contraloría estaría faltando a sus deberes estipulados en su perfil de puesto y reglamento.

Cabe señalar que también durante el 2020, el Contralor Raúl Bermúdez, fue denunciado a través de dos escritos, un recurso de inconformidad y una demanda ante el Comité de Ética del Poder Legislativo, esto debido a que desde la Contraloría del Congreso de Jalisco “no se había actuado como corresponde, después de haber presentando diversas denuncias o irregularidades detectadas al interior del Congreso”, según lo declaró Hugo Rodríguez, dirigente estatal de Morena en Jalisco cuando se interpuso la denuncia.

En esa ocasión, las quejas eran precisamente por que no avanzaban las investigaciones, señalando también a Giovanni Maldonado, Jefe de Investigación del Órgano Interno de Control, quien fue contratado en su momento por Raúl Bermúdez, según costa en el oficio CICEJ/0727/2018.

Esta falta de transparencia se contrapone por completo con el reconocimiento que CIMTRA, el Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes, organización dirigida en nuestro Estado por Carlos Aguirre Arias (Coordinador Nacional CIMTRA Jalisco), otorgó al congreso como “el más transparente del país”.

Un reconocimiento muy presumido por el diputado Salvador Caro, líder de la bancada de Movimiento Ciudadano quien tambien se ha negado y ha evadido dar un posicionamiento acerca de esta caso en múltiples ocasiones. Lo mismo que ha ocurrido con Ricardo Rodríguez Jiménez, Coordinador Estatal de Movimiento Ciudadano que no ha dado aún la postura oficial del Partido que está esperando la ciudadanía sobre este posible acto de corrupción de un precandidato del Partido, sobre todo antes de iniciar el proceso electoral 2021.

En el 2018, cuando Raúl Bermúdez ya era el Contralor del Congreso, se presentó un caso parecido al de Luis Munguía, pero en esa ocasión, las diputadas denunciadas eran del PRI. Ese caso se resolvió casi de inmediato, se dio la resolución e incluso se hicieron algunas reformas, con la intención de evitar que funcionarios favorecieran a familiares o conocidos con algún vínculo sentimental, contratándolos y beneficiándose así con recursos públicos. Y entonces se dio a conocer el caso de Luis Munguía, quien instaló a su novia como Jefe de Oficina, el segundo cargo más alto que existe entre los trabajadores supernumerarios del Congreso, recibiendo un alto sueldo del erario público y después de declarar bajo protesta que no tenían intereses personales, familiares o de negocios.

Hasta el día de hoy, existen tres investigaciones pendientes de resolución relacionadas con Luis Munguia, la denuncia en su contra, la investigación contra su novia y una denuncia contra otro miembro de su equipo en el congreso.

Aun así, con todo y la investigación que sigue sin resolverse, Luis Munguía y su novia han cobrado más de $4,000,000.00 de pesos en el Congreso y ahora se encuentra en busca de ser nuevamente Diputado Federal por el Distrito 05 de Jalisco.

¿No es esto demasiado cinismo? ¿Existirá este encubrimiento político desde el Congreso? ¿El partido es cómplice, así como los “investigadores”, tal como lo sugieren y reclaman los ciudadanos de Jalisco?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*