Todos somos y seremos generación de cristal

 1,101 total views,  4 views today

Antes de comenzar con la tiradera de arena, y que me terminen odiando sin motivo alguno, me gustaría explicarles (según internet claro está) qué significa ser Generación de Cristal.

Mis estudios universitarios (que de poco sirven en esta cuarentena) siempre me han dicho que investigue antes de hablar y no solo hablar por hablar, aunque también por bien investigado que este no siempre encontrarás toda respuesta ante toda duda que se te presenta en el camino. (En otras palabras por mucho que leas, a veces quedarás igual o peor). Volviendo al tema ¿Que es o quienes son (somos) la generación de cristal?

¿Qué es o quiénes son (somos) la generación de cristal?

Según El Heraldo de México, son aquellas personas nacidas entre los años 2000 y 2010, que presentan estas características:

 

Por otra parte, Erik Vargas, del diario Milenio, abarca una brecha más amplia; menciona que la generación de cristal son aquellos nacidos entre 1980 y 2010, y les muestro: 

 

Para Francisco Javier Acuna, del periódico Excélsior, la generación de cristal son los nacidos entre 1995 y el año 2000 (el rango de años más pequeño de los 3 ejemplificados) y nos dice lo siguiente:

Espero que con la lectura ya antes obligada podamos llegar a una conclusión…

¡NOS ESTÁN ENCASILLANDO A LOS JÓVENES DE SER GENERACIÓN DE CRISTAL!

Espera. ¿No era algo nuevo que nosotros fueramos esa generación? Chale…

Antes de seguir con mi opinión, me gustaría mencionar algo y contradecir a los escritores de las notas y artículos citados; su perspectiva de quién o qué generación abarca la “Generación de cristal” es errónea (a mi parecer). Y es que antes de ser llamados “generación de cristal” ya teníamos otros nombres. Explico:

Aquellos nacidos entre 1980 y casi finalizando 1995 somos la generación Y, o los famosos “Millennials”. Los nacidos entre 1995 y 1996, y hasta finales de la primera década del 2000 (o sea hasta el 2010) son los conocidos como “Generación Z” o “Centennials”, quienes actualmente están entrando a la mayoría de edad.

Ahora viene mi discurso o mis puntos del por qué no estoy de acuerdo en que nos llamen a nosotros “la generación de cristal”:

1.- No fuimos, ni seremos los primeros en quejarnos ante un sistema que no nos da las mismas oportunidades.

¿Acaso a las mujeres que lucharon para poder ejercer su voto se les llamó “generación de cristal” o las llamaban “las mujeres de cristal”? ¿Acaso eran “los negros de cristal” aquellos que pedían que se aboliera la esclavitud en Estados Unidos? ¿Acaso a los chavos asesinados en aquel año de 1968 en Tlatelolco eran generación de cristal, también? Digo, también se quejaban, y en los medios no los llamaban generación de cristal. A todos estos ejemplos (y los miles más que podría citar) los llamaban “revoltosos”, y es que eso somos: unos revoltosos; personas cansadas de las situaciones actuales que nos aquejan, porque la injusticia, inseguridad, desigualdades laborales, culturales y económicas nos exigen crear una revuelta y hacer que nos escuchen; y eso, a los que están en su silla de oro, no les gusta y no les conviene.

2.- Ahora con el internet todo se puede viralizar de una manera más rápida y crear más polémica.

Pues así es afortunada y desafortunadamente. Y esto es señal de que ahora podemos llegar a cualquier lugar, podemos conectarnos a cualquier sitio; ser escuchados, ser leídos, ser atendidos por personas que presentan las mismas situaciones que nosotros; es decir, podemos darnos cuenta que no estamos solos. Lamentablemente las generaciones pasadas no contaban con este acceso, y sí, antes de conseguir que un medio de difusión masiva estuviera de tu lado para crear una revuelta contra el Estado y el sistema, era poner en medio de la espada y la pared a ese medio, porque por lo general siempre estaban atados a aquellos que les daban dinero para dar la información que ellos querían que necesitáramos saber. El pegar pósters en las esquinas, crear símbolos en medio de las plazas públicas, fueron los primeras manifestaciones de “querer llamar la atención” para quienes no los escuchan.

3.- Es que en mis tiempos nadie se quejaba de nada

¿Seguro?, ¿o era que por miedo no podías emitir tu opinión porque sabías que podía irte mal? ¿O simplemente porque te tacharían de revoltoso o incluso hasta “punk”?

Vuelvo a repetirlo: solo aquellos que son lo suficientemente valientes alzan la voz.

Pondré un ejemplo musical muy sencillo: A la mayoría de nuestros padres no les gusta el reggaetón debido a que su estilo de baile, “el perro” se les hace muy obsceno, ¿pero qué tal nosotros cada fin de semana que nos vamos de rumba? Perreamos hasta llegar al piso. Y es que es así, con el paso de los años nos iremos haciendo más amargados y no nos gustará lo que hagan las siguientes generaciones porque simplemente no nos criamos con ese estilo de vida. Nos parecerá absurdo, incluso ofensivo, pero eso es lo que nos hace diferentes entre generación y generación, que tenemos algo nuevo para expresar que las anteriores generaciones no pudieron hacer por miedo a que los vieran feo, y siempre será así.

Así que mi querido lector, tú eres o serás una generación de cristal, y más te vale ser de ese cristal que aguanta balas, porque a como van los años será toda una balacera: quiébrate, expresa lo que tengas que expresar, porque para eso nos dieron la oportunidad de razonar, de pensar y de elegir.

Por último, les lanzo unos cuantos kilos de arena a aquellos “boomers” que dicen que los chavos somos unos cristales, cuando justamente ellos también se están rompiendo por todo aquello que hacemos y les incomoda.

Páginas donde obtuvimos las definiciones/referencias de generación de cristal:

  • https://heraldodemexico.com.mx/tendencias/quienes-son-la-generacion-de-cristal-y-cuales-son-sus-caracteristicas/
  • https://www.milenio.com/opinion/erik-vargas/el-desmenuzadero/los-toxicos-y-la-generacion-de-cristal
  • https://www.excelsior.com.mx/opinion/francisco-javier-acuna/generacion-de-cristal/1355434

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*