Un día como hoy se inauguró el primer puente en el Río Cuale

 335 total views,  1 views today

Por Ismael Zaragoza, edición digital de Espacio PV

Era el año de 1956, en aquel entonces en Vallarta sólo existía un puente colgante en el Río Cuale, el cual era arrastrado por la corriente de agua en época de lluvias. Los campesinos se ponían en aprietos al ocurrir esto, pues les era difícil vender entonces su siembra: jícamas, cacahuate, maíz, entre otros.

Originario de Guadalajara, el ingeniero Marcial Reséndiz, llegó a Puerto Vallarta, contratado por el comerciante Agustín Flores Contreras.

Él iba y venía constantemente entre ambas ciudades, hasta que decidió instalarse definitivamente con su familia en el pueblito que era Puerto Vallarta.

A los tres años de residir en la costa, en 1959, vecinos del puerto lo consultaron para construir un puente de mampostería.

El ingeniero Reséndiz se entusiasmó por la emoción de aquellas personas por levantar un puente con material resistente, lo cual originó la creación del “Comité Pro Puente”, en el que todo mundo quiso participar: los burreros acarreaban piedra y arena, los estibadores de los sindicatos como la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), se amontonaban por ayudar, sólo faltaba el cemento y la varilla.

Días después, arribó al pueblo el gobernador Juan Gil Preciado, quién aceptó apoyar a la causa, y sorprendentemente en tan sólo una semana ya se encontraba un barco con el material necesario para levantar la construcción.

Este puente no sólo se hizo con el apoyo de todo el pueblo, sino que se construyó en temporada de lluvias, contrario a lo que el ingeniero estaba acostumbrado, ya que por lo general se trabajaba durante la sequía de diciembre a junio.
En poco más de tres meses el puente se terminó, justamente en un día como hoy, 3 de octubre pero de 1959.

Existe una placa en la actualidad en medio del puente cuyo mensaje reza: “Esta obra, realizada en 100 días, bajo la dirección del ingeniero Marcial Reséndiz, es noble ejemplo de lo que pueden hacer pueblo y gobierno unidos. Octubre de 1959”.

Enhorabuena por los habitantes de aquellos tiempos, y enhorabuena por la unión de la sociedad civil, sindicatos, y gobierno. Ojalá ahora fuera tan sencillo volver a trabajar así de eficazmente. Ojalá.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*